Esta semana traigo un caso de citología urológica. Se trata de una punción ecoguiada de una lesión nodular alojada en la zona del trígono de la vejiga urinaria. El paciente es un Schnauzer gigante de 12 años, macho, con un cuadro de hematuria persistente. La nodulación vesical fue detectada ecográficamente y se optó por practicar una punción-aspiración con aguja fina (PAAF) ecoguiada.

Fig.1 Agregado epitelial denso con imagen de amontonamiento nuclear. La relación núcleo-citoplasma está netamente aumentada. Destaca también la irregularidad de contornos nucleares, con frecuentes angulaciones.

Dicha punción proporcionó una celularidad moderadamente abundante de tipo epitelial sobre un fondo hemático. La figura 1 muestra un agregado denso de células relativamente grandes. Llaman la atención sobre todo dos cosas: en primer lugar el aspecto abigarrado, caótico del agregado, con esa imagen de amontonamiento tridimensional de núcleos. Y en segundo lugar la elevada relación núcleo-citoplasmática de la célula.

Fig.2 Detalle de otro agregado epitelial atípico. Persiste la imagen de amontonamiento de núcleos de aspecto pleomorfo, aunque con un grado de anisocariosis bajo.

La figura 2 nos muestra algo más del detalle nuclear. Si bien los núcleos son redondeados, existe bastante pleomorfismo, con formas de contorno angulado generando morfologías triangulares y cilindroides. Vuelve a destacar el amontonamiento de núcleos.
Si bien estas imágenes ya son suficientes para cerrar el diagnóstico añado, por significativa, una tercera (figura 3). Se trata de una célula epitelial “gigante”: fijémonos, como referencia de tamaño, en los glóbulos rojos del fondo. Un eritrocito mide unas 8 micras, de forma que la célula de la imagen mediría entre 80 y 90 micras más o menos. Gigante es poco!

Fig. 3 Célula epitelial atípica suelta de gran tamaño.


Diagnóstico: Carcinoma urotelial.

Si bien la citología es habitualmente insuficiente para determinar el subtipo de carcinoma (carcinoma transicional vs adenocarcinoma), globalmente son neoplasias malignas con pronóstico grave. Los tiempos medios de supervivencia están en torno a los 6-7 meses y sólo un 20% de pacientes afectados superará el año de vida en el mejor de los casos.
Desde el punto de vista citológico son neoplasias fácilmente identificables, con grados de atipia de intermedios a altos. En este sentido la distinción con otras lesiones nodulares (papilares) de la zona del trígono vesical no debe suponer problemas. Los pólipos inflamatorios proporcionan célula sin atipias, como mucho displásica, más bien escasa, con acompañamiento inflamatorio más o menos intenso.