La de hoy es una punción de una lesión osteolítica del fémur distal de una Rottweiler de 9 años, con un cuadro referido de cojera aguda y dolor a la palpación.

Fig. 1 Vista a pocos aumento de un campo con elevada celularidad en forma de agregados vagamente fasciculados, densos, con frecuente célula suelta.

De la punción, como se aprecia en la primera imagen (Fig 1) se obtiene una elevada celularidad en forma de placas y vagas formaciones fasciculares con una cohesividad frágil y con abundantes células de presentación suelta.

Fig. 2 Detalle de un grupo celular débilmente cohesivo y desorganizado. Morfologías y tamaños de núcleo bastante variables, con la cromatina irregularmente empaquetada. Llama la atención ese material eosinófilo amorfo, de textura finamente fibrilar, localizado tanto intra como extracelularmente.

Si analizamos la célula con más detalle (Figs. 2 y 3) observamos agregados densos, poco ordenados, con algo de superposición nuclear. Las morfologías celulares son desde poliédricas a fusiformes cortas, en general con un citoplasma escaso, tenuemente basófilo. Y un detalle importante. De hecho, un detalle fundamental para asentar el diagnóstico. Algunas células contienen un material fibrilar eosinófilo, material también presente en forma de agregados en espacios extracelulares (intercelulares). Predomina la morfología nuclear redonda, anisocariótica, ocasionalmente con contornos angulados, con una cromatina reticulada densa, heterogénea, bajo la cual se intuyen uno o más nucléolos.

Fig. 3 Patrón vagamente fasciculado, con elevada densidad celular, núcleos hipercromáticos pleomorfos y presencia también de material eosinófilo intra y extracelular.

La figura 4 también es bastante significativa:  una gran célula multinucleada con un patrón nuclear similar al del resto de la población.

Fig. 4 Campo con celularidad suelta o escasamente cohesiva, con una gran célula gigante multinucleada en el centro. Son pocas las neoplasias en las que pueda abundar este tipo de células.

DIAGNÓSTICO: OSTEOSARCOMA.

Dentro del grupo de los sarcomas, los osteosarcomas resultan algo atípicos en morfología. El patrón de célula fusiforme propio de los sarcomas es poco frecuente, y generalmente nos encontraremos con células redondas o poliédricas en morfología. No es la única atipicidad, porque las punciones de osteosarcomas suelen proporcionar abundante celularidad, algo que no suelen hacer el resto de sarcomas.
La confirmación del diagnóstico de osteosarcoma la obtenemos, entre otros criterios, por la existencia de ese material eosinófilo intra y extracelular. Se trata de osteoide, material precursor de matriz ósea. La célula de la última imagen, de tipo osteoclastoide, también acaba reforzando el diagnóstico.
En resumen, este un caso bastante prototípico de osteosarcoma, relativamente fácil de diagnosticar. No todos son así, desde luego, porque los osteosarcomas son bastante camaleónicos en su presentación. Pero sí es una de aquellas neoplasias que casi se diagnostican mejor mediante punción citológica que mediante biopsia. La biopsia de osteosarcomas, además de una ciencia, es casi un arte y no son infrecuentes los falsos negativos.
Esta vez me atreveré a lanzar algunas cuestiones para reflexionar o, si os apetece, para comentar. Situaros al principio del caso, antes de haber leído el diagnóstico:
1.- ¿ Alguien ha valorado la posibilidad de que fuera una lesión de células redondas?¿Con qué criterio lo habéis descartado?¿ Y de célula epitelial?
2.- Si no existiera material osteoide ni células gigantes multinucleadas, ¿qué diagnóstico citológico habríais emitido?
3.- ¿Por qué creéis que los osteosarcomas proporcionan tanta celularidad suelta?
4.- En esta lesión no se ha visto ninguna mitosis…¿supone eso un criterio de menor malignidad? o dicho de otro modo ¿estaríamos ante un osteosarcoma de bajo grado?.
Pues nada, ahí queda. Buena semana para todos!