Las imágenes proceden de una nodulación cervical lateral de una gata de 6 años. Corresponde a una variante papilar de adenoma de tiroides. La mayor parte de neoplasias tiroideas felinas son adenomas. La presentación más habitual es la folicular. La variante papilar, una de las más frecuentes en personas, es rara en gatos.

La lesión contiene áreas hemorrágicas extensas y frecuentes. Prolifera una célula epitelial formando cordones y proyecciones papilares.
Las papilas constan, en muchos casos, de un eje conectivo bien vascularizado y un tapiz de epitelio simple. La célula es de morfología cúbica, con escaso citoplasma y núcleo redondo, homogéneo, sin atipia.
Persisten estructuras foliculares con contenido coloide, especialmente en la periferia.
El nódulo aparece delimitado por una gruesa cápsula conectiva. La encapsulación y el tamaño son los dos principales criterios que distinguen un adenoma de una simple hiperplasia nodular.