Leer “mama” y “gata” en una hoja de solicitud de biopsia o citología suele ser sinónimo de “malignidad”. Pero no siempre es así y, en ocasiones, los patólogos podemos dar buenas noticias. Es el caso de la denominada Hiperplasia fibroepitelial (también denominada “hiperplasia fibroadenomatosa”) de esta punción vista recientemente. Procede de una gata de 1 año con múltiples masas mamarias de aparición rápida.

Lo primero que revela la punción es una población celular bifásica. Por una parte, célula mesenquimática de tipo fibroblástico y de tipo mioepitelial y, por otra parte, célula epitelial. En ambos casos bien diferenciadas, sin signos de malignidad.

Fig. 1. Imagen a poco aumento del material obtenido por punción. Celularidad abundante de tipo mesenquimático organizada en placa vagamente fascicular, laxa.

Las células mesenquimáticas muestran morfologías fusiformes y se presentan en agregados fasciculares laxos con una matriz fibrilar eosinófila delicada, de tipo mixoide (Fig. 1). No es infrecuente encontrar algún capilar de por medio. Los núcleos, en general, son de aspecto ovalado, con un contorno liso, la cromatina de textura densa uniforme y los nucléolos raramente visibles (Fig. 2).

Fig. 2. Detalle de las células fusiformes, predominantemente fibroblásticas con algunas mioepiteliales (flechas). La célula presenta un bajo grado de pleomorfismo y anisocariosis. La superficie lisa de las membranas nucleares, la cromatina densamente uniforme y los nucléolos inapreciables señalan benignidad.

Alguien comenta “Sí, bueno, pero yo veo núcleos redondos y núcleos ovalados, unos más grandes y otros más pequeños…¿no es eso pleomorfismo y anisocariosis?”. Respuesta: sí, claro que lo es. Estamos hablando de células en proliferación, no en reposo. Forzosamente muestran variaciones respecto del patrón de normalidad. Pero el grado de pleomorfismo y de anisocariosis que se observa es lo suficientemente bajo como para que podamos relacionarlo únicamente con benignidad.

Por cierto, otro inciso: para distinguir entre células fibroblásticas y células mioepiteliales (algo no siempre posible) hay que fijarse en el citoplasma. En el esquema de la figura 3 podéis ver la forma de diferenciarlas. En la imagen de la figura 2, si os fijáis, veréis una mayoría de células de citoplasma basófilo (fibroblastos) y unas pocas que, además, contienen algo de material eosinófilo (mioepiteliales, indicadas con flechas).

Fig. 3. Esquema gráfico con los criterios de distinción entre células fibroblásticas, musculares lisas y mioepiteliales. Parecidas, pero no iguales.

La célula epitelial, por su parte, se presenta en agregados densos, bien cohesionados. Predomina una célula pequeña de tipo ductaloide con núcleo redondo hipercromático, sin ningún signo de atipia, propia de procesos hiperplásicos.

Fig. 4. Detalle de la célula epitelial acompañante, en este caso minoritaria. Se trata de células pequeñas densamente dispuestas, sin atipias, con cambios displásicos leves propios de un proceso hiperplásico.

El gran acierto clínico, en este caso, es haber optado por la punción citológica como primera fuente de información diagnóstica. No es infrecuente recibir piezas de mastectomía o, incluso, mastectomías radicales que sólo contienen hiperplasias fibroepiteliales, una opción tal vez demasiado agresiva para un proceso benigno no neoplásico.

Recordad que la HFE puede aparecer en gatas de cualquier edad (desde los 6 meses en adelante), pero es más frecuente en hembras jóvenes, en hembras gestantes y en hembras y machos tratados con progestágenos.

Como curiosidad para patólogos: los índices de proliferación celular de las HFE pueden llegar a ser muy elevados, similares a los de algunos carcinomas (lo confirma, además, Dias Pereira, 2004). Todos hemos visto alguna vez la imagen contradictoria de una proliferación de aspecto benigno plagada de mitosis. Es de esas situaciones en las que vemos que los criterios de malignidad no son absolutos y deben ponerse, siempre, en contexto.

  

Payan-Carreira R. Feline Mammary Fibroepithelial Hyperplasia: A Clinical Approach. En: Payan Carreira R, editor. Insights from Veterinary Medicine: InTech; 2013. ISBN: 978-953-51-1005-7.

Dias Pereira P, Carvalheira J, Gärtner F. 2004. Cell proliferation in feline normal, hyperplastic and neoplastic mammary tissue–an immunohistochemical study. Vet J. 168(2): 180-5.