El linfoma de zona T pertenece al grupo de los denominados linfomas “indolentes”, de curso lentamente progresivo, frecuentemente durante algunos años (2-3 años). Es uno de los últimos linfomas incorporados en la clasificación veterinaria (Seelig, 2014).

El caso que describimos procede de un perro de 7 años con una linfadenomegalia submandibular simple de dos meses de evolución, sin más signos clínicos asociados. En una primera citología se diagnostica linfoma y se procede, posteriormente a la remisión del linfonodo completo.

1. Seelig DM, Avery P, Webb T, Yoshimoto J, Bromberek J, Ehrhart EJ et al. Canine T-Zone Lymphoma, Unique Immunophenotypic Features, Outcome, and Population Characteristics. J Vet Intern Med 2014;28(3):878–86.

Imagen a pocos aumentos del linfondo ocupado por una densa población celular uniforme que provoca la pérdida de la arquietctura nodal.

La población celular neoplásica (mitad derecha de la imagen) desplaza y comprime la célula linfocítica residente de los centros germinales (arriba, izquierda, de tono más oscuro).

Célula monomorfa que genera campos monótonos de célula pequeña con citoplasma escaso y núcleo redondo levemente angulado en contorno, con discretas indentaciones o escotaduras. Nucléolos poco evidentes. No se observan mitosis o son muy escasas.

Tinción CD3. Toda la célula neoplásica es intensamente positiva para CD3. Los centros germinales residuales no se tiñen.

 

 

 

 

 

 

Tinción PAX-5. La célula neoplásica es negativa para PAX-5. Únicamente los centros germinales contienen células B residuales.

 

 

 

Tinción CD45. La célula T neoplásica es negativa para CD45. Este es un rasgo característico distintivo de este tipo de linfoma. Las escasas células CD45+ son linfocitos B.