Hembra de 9 años, mestiza, con masa perianal de unos 4 cm de diámetro máximo. Presenta polidipsia, poliuria, hiporexia y pérdida de peso, con algún vómito esporádico.

Fig. 1. Elevada celularidad de morfología epitelial, presentada en placas sólidas cohesivas, bastante homogéneas. La célula es de pequeño tamaño, uniforme, con núcleos redondos de contorno liso, con muy leve grado de anisocariosis.

Masa Perianal

Fig. 2. Placas cohesivas de menor tamaño con celularidad de aspecto inocuo. Únicamente algún foco de amontonamiento nuclear y algún núcleo esporádico de tamaño grande pueden interpretarse como criterios de malignidad.

Masa Perianal

Fig. 3. Vago patrón adenoide (glandular) de presentación esporádica.

Masa Perianal

Fig. 4. Otra imagen de patrón adenoide, en este caso con una pequeña formación luminal central.

Masa Perianal

La punción con aguja fina de la masa proporciona una elevada celularidad organizada en placas extensas densas, cohesivas, sólidas (Fig.  1), con agrupaciones menores frecuentes (Fig. 2) y célula suelta menos abundante. Esporádicamente se aprecia patrón adenoide (glandular) con o sin luz central (Figs. 3 y 4).
La célula, de morfología epitelial, presenta bastante homogeneidad morfológica, sin demasiados criterios de malignidad: núcleos redondos de contorno liso, bajo grado de anisocariosis (diferencias de tamaño nuclear entre células), patrón cromatínico denso, uniforme, nucléolos discretos o inapreciables. No se observa actividad mitótica.

Diagnóstico: Carcinoma de glándula de saco anal (CGSA).
Los CGSA son neoplasias relativamente infrecuentes (suponen en torno al 2% del total de neoplasias cutáneas en el perro). Las lesiones benignas (adenomas) son mucho menos habituales que los carcinomas. Citológicamente rompen en buena parte con los criterios de malignidad, ausentes en la mayoría de estas neoplasias. A pesar de su aspecto inocuo, su comportamiento es maligno, con facilidad para la emisión de metástasis en ganglios ilíacos (40-70% de los casos en el momento de su presentación), bazo o pulmones. También son frecuentes las recurrencias locales (45-50% de los casos), principalmente por la dificultad inherente para una extirpación quirúrgica agresiva con márgenes.
Los signos clínicos de la paciente (poliuria, polidipsia, hiporexia, adelgazamiento) son probablemente fruto de una hipercalcemia secundaria, fenómeno paraneoplásico frecuente en este tipo de tumores. Las células secretan una proteína relacionada con la hormona paratiroidea (PTH-rP) en un 26-53% de los casos.
Los tiempos medios de supervivencia están en torno a 1,5 años. El tamaño de la masa, la existencia de metástasis y la existencia de hipercalcemia son factores pronósticos negativos.
1. Ross JT, Scavelli TD, Matthiesen DT, et al. Adenocarcinoma of the apocrine glands of the anal sac in dogs: a review of 32 cases. J Am Anim Hosp Assoc1991;27:349-355.
2. Bennett PF, DeNicola DB, Bonney P, et al. Canine anal sac adenocarcinomas: clinical presentation and response to therapy. J Vet Intern Med 2002;16(1):100-104.
3. Polton GA, Brearly MJ. Clinical stage, therapy, and prognosis in canine anal sac gland carcinoma. J Vet Intern Med 2007;21(2):274-280.
4. Williams LE, Gliatto JM, Dodge RK, et al. Carcinoma of the apocrine glands of the anal sac in dogs: 113 cases (1985-1995). J Am Vet Med Assoc 2003;223(6):825-831.
5. Elliott J, Dobson JM, Dunn JK, et al. Hypercalcaemia in the dog: a study of 40 cases. J Small Anim Pract 1991;32:564-571.
6. Hobson HP, Brown MR, Rogers KS. Surgery of metastatic anal sac adenocarcinoma in five dogs. Vet Surg 2006;35(3):267-270.
7. Jeffery N, Phillips SM, Brearly MJ. Surgical management of metastasis from anal sac apocrine gland adenocarcinoma of dogs. J Small Anim Pract 2000;41:390.
8. Goldschmidt, M.H., & Hendrick, M.J. (2002). Tumors of the skin and soft tissue. In D.J. Meuten (Ed.), Tumors in domestic animals 4 th ed (pp. 45-119). Iowa: Iowa State Press.